Adolfo Ventas - Fotografiando la Naturaleza



Pescadoras; después de más de 30 años

 

Pescadoras; después de más de 30 años

 
 
Águila Pescadora (Pandion halieatus)He llegado a leer que hacía 60, incluso 70 años que el Águila Pescadora, Pandion haliaetus, fue extinguida de nuestra España Peninsular a manos del Hombre. La extinción de las especies también se produce de forma natural pero, en nuestros tiempos, me atrevería a decir que el hombre está detrás del 99% de la extinción de las especies desaparecidas en el planeta. Dejo ese 1% restante para evitar la radicalidad y la certeza absoluta. En la España peninsular no fue distinto, el crecimiento desmesurado del turismo, construcciones e incluso su persecución directa hizo que, poco a poco, una tras otra, la bellísima Águila Pescadora dejara de criar y pudiéramos solo contemplarla en invierno, con la llegada masiva de las saludables poblaciones europeas.
 
Sin embargo, no ha sido hace tantos años que este hecho pasó. No fue la época de nuestros abuelos, fue en la nuestra propia pues, al parecer, la última pareja en reproducirse en la España Peninsular lo hizo a principios de los 80 (en 1.982, en Málaga concretamente, crió la última vez, la última pareja reproductora), algunos años más tarde en nuestra vecina Portugal. En cualquier caso, es verdad que en algunas zonas donde siempre criaban dejaron de hacerlo hace más de 70 años.
 
Eva CasadoRecientemente, de la mano de Eva Casado y Miguel Ferrer, junto todo su equipo y un novedoso Proyecto de Reintroducción y Hacking de la Consejería de Medio Ambiente en Cádiz, el milagro ocurrió, tras muchos años de trabajo constante y esfuerzo, a la par de un diseño de un proyecto ya confirmado como eficaz. Después de casi 30 años de haber desaparecido como reproductora, más de 50 en las zonas de reintroducción, el Águila Pescadora vuelve a criar en la península ibérica. José Luis Ojeda y yo, aprovechando el proyecto de edición de El Libro de las Rapaces de nuestro común amigo Marcos Lacasa, tuvimos la oportunidad de ser testigos gráficos de la inmensa noticia. Tras un principio de éxito del año anterior, 2008, donde una pareja reintroducida y asentada en las Marismas del Odiel, tuvieron comportamientos de reproducción aunque no consiguieron reproducirse ese año, en el 2009 llegó a sacar 3 pollos adelante.
 
Era verano, José Luis disfrutaba de unas merecidas vacaciones en familia en Punta Umbría mientras yo, en casa, me tocó viajar de noche ya que habíamos quedado antes del alba con Marta, técnico del proyecto, quien nos llevaría a las zonas de alimentación para fotografiarlas. No se había dejado nada a la improvisación, era imprescindible entrar de noche, montar los hides y esperar al amanecer, algo que, por fortuna, ya estamos acostumbrados a realizar. Como cada día, con noche cerrada, Marta y Mª del Mar se turnan para ponerles de comer en los cebaderos con objeto de que esté todo preparado antes de la salida del sol ya que algunos ejemplares son bastante madrugadores y no pueden ver ninguna persona en las cercanías para evitar su recelo. Mientras ella hacía su trabajo, nosotros hacíamos el nuestro, montar en los lugares indicados y camuflarnos entre la vegetación cercana.
 
Siluetas al AmanecerLa espera nos deparó un bonito amanecer y pronto empezamos a ver las primeras siluetas inconfundibles de las pescadoras, todavía con las luces encendidas de Huelva al fondo.
 
No estaban solas, Gaviotas y Urracas también querían los preciosos regalos en forma de pescados que Marta les había puesto cuando aún era de noche.
 
MartaEl tiempo estaba muy marcado y controlado, pasadas las 11 de la mañana todas las pescadoras ya habían comido y se habían retirado por lo que éramos avisados por Marta para salir de los aguardos. Mientras ella seguía tomando notas y observando con su telescopio, nosotros pudimos hacer algunas fotos a las instalaciones de Hacking.
 
Por la tarde volvimos. La luz era igual de mala que por la mañana y el cielo plano y azul calimoso, como cualquier día de verano de la costa onubense. Colocamos los aguardos acorde a las nuevas condiciones de luz, con la experiencia vivida por la mañana. En este caso Marta nos dejó solos, supongo que dimos muestras sobradas de confianza viéndonos actuar, con el máximo respeto y la mayor prudencia posible hacia el proyecto al que habíamos sido invitados.
 
La tarde se pasó entretenidamente, con las listas y pesadas urracas atosigando a las pescadoras que defendían sus obsequios ante tanta insolencia. Con la caída de la tarde, todo se relajó, las pescadoras se fueron a sus dormitorios y pudimos salir de nuevo, en este caso a esperar que nos recogieran ya que el acceso al paraje está restringido y vigilado y, en todo momento, tuvimos que ser llevados y traídos.
 
Al año siguiente estábamos de enhorabuena, por fin, tanto esfuerzo y dedicación tuvo sus frutos y la pareja que se había sentado el año pasado en Las Marismas del Odiel y que intentó criar sin conseguirlo, esta vez había puesto 3 huevos de los que nacieron 3 hermosos pollos que ya tenían la edad suficiente para ser anillados y controlados.
 
Mª del Mar del ArcoA finales de Junio se dispuso el acontecimiento tras muchos días de preparación metódica. Habíamos quedado por la tarde, esta vez José Luis no pudo asistir, demasiada distancia desde su Andújar natal. Yo salí de trabajar, desde Sevilla y, sin siquiera comer me presenté a la cita en el centro de interpretación de las marismas, donde pude conocer a Eva, el alma del proyecto de la reintroducción del Águila Pescadora en la península ibérica y a Mª del Mar que había cuidado de los más de 70 pollos reintroducidos como si fueran hijos suyos.
 
Mi misión era muy clara, documentarlo todo y, tras más de 30 años, fotografiar el proceso del anillamiento de los primeros pollos reintroducidos y criados de manera natural.
 
Casi tan emocionante fue conocer al artista que haría la labor de campo, subir a nido, a la enorme y maltrecha torreta que cimbreaba apenas corría un poco de brisa, José Manuel Sayago, cuyo trabajo ya lo conocía desde hace muchos, muchos años. Cuando me dijo que tenía que subir con él al nido para hacer las fotos casi me da un paro cardiaco. Pero era compresible, yo desconocía cuál era el proceso, pensé que los pollos se anillaban directamente en la plataforma para evitar tiempos innecesarios y seguridad para los mismos. Hasta pasado un buen rato no me explicó que era una broma, hoy todavía no se me olvida.
 
Grupo de AnillamientoReunidos todos, entramos al paraje y llegados a la zona mareal nos ataviamos con los equipos, en este caso vadeadores y botas altas pues era preciso atravesar algunos canales de agua y zonas encharcadas.
 
Llegamos a la plataforma, a la torreta de cría. Los padres ya nos vigilaban desde el cielo desde prácticamente el momento que atravesábamos la marisma. Llegados a la torreta, José Manuel, como si tuviera 15 años, enfundado en el arnés, se subió hasta la torreta y, tras un par de fotos que pudo hacer con su propia cámara, uno tras otro fue metiendo a los crecidos pollos en su mochila-zurrón y, con ellos, bajó para enseñarnos a todos el tesoro. En escasos 20 minutos, los 3 pollos eran medidos y pesados, anillados con sendas anillas, metálica en la pata izda. y PVC amarilla en la derecha para su lectura a distancia y subidos de nuevo al nido por el gran José Manuel.
 
Tan pronto nos retiramos, supongo que la hembra, regresó al nido para comprobar que todo estaba en orden, desde la carretera su silueta se dibujaba contra el cielo en el atardecer de las Marismas del Odiel.
 
Anillamiento [63]Los primeros pollos, nacidos libres, tras casi 30 años después de su desaparición, volaron todos semanas más tarde. Hoy sus anillas amarillas de PVC, [5x], [63] y [64] pueden ser todavía leídas en todo nuestro territorio y, esperemos, puedan leerse durante muchos años más. Es posible comunicar, (VER ENLACE), la lectura de cualquiera de estas anillas a la Fundación Migres donde, estoy seguro, estarán encantados de recibirlas.
 
Durante el año 2013, el proyecto de reintroducción siguió dando sus frutos y ya se está empezando a pensar en el final del mismo puesto que se estima innecesario seguir liberando más ejemplares. La pareja del Odiel ha seguido sacando polladas, uno en el 2010, dos en el 2011 y dos más en el 2012 al que añadieron un tercero que criaron sin problemas volando y saliendo todos ellos adelante. También se han asentado otras parejas y han conseguido reproducirse en otros lugares. Durante el 2012 ya lograron criar 7 parejas, una de las cuales, también en las Marismas del Odiel, la forma un macho de la nidada inicial, [64] conviertiendo en "Abuelos" a la pareja protagonista de la torreta. Todo va marchando por buen camino, aunque nunca se puede bajar la guardia.
 
Actualmente, en el año 2015, se ha estimado ya una población reproductora de 18 parejas estables, 5 más que en el año anterior por lo que la población sigue creciendo.
 
Más Información en;
 
 

Galería

 

 

_01_8550-Panorama.jpg
Amaneciendo
_01_8585.jpg
Los Primeros Visitantes
_01_8587.jpg
Las Urracas también quieren
_01_8645.jpg
Acudiendo a la Comida
_01_8791.jpg
Alimentación Suplementaria
_01_8843.jpg
Unas llegan, otras escapan
_01_8853.jpg
6 contra 1
_01_8861.jpg
Surcando el Cielo
_01_8863.jpg
Pasada
_01_8868-_01_8870.jpg
Las Pescadoras y Las Marismas
_01_8905.jpg
Con las alas desplegadas
_01_8952.jpg
Entre Chimeneas
_01_8958.jpg
A por el sustento
_01_9008.jpg
Compartiendo
_01_9021.jpg
Aterrizaje
_01_9036.jpg
Cuando la paciencia se acaba
_01_9083.jpg
Entrada al Cebadero
_01_9113.jpg
Instalaciones de Hacking
_01_9121.jpg
Llega el fin del dia
_02_9248.jpg
En Marcha
_02_9264.jpg
LLegando a la Torreta
_02_9269.jpg
La ascensión
DSC_0088-900pix.jpg
El Tesoro de las Marismas del Odiel
_02_9304.jpg
El Premio
_02_9412.jpg
Anillado
_02_9417.jpg
El Equipo
_02_9451.jpg
Canales
_02_9469.jpg
Todo vuelve a la calma
_02_9516.jpg
Tras el Ocaso
     
29 archivos en 1 página(s)