Adolfo Ventas - Fotografiando la Naturaleza


Pulsa para ver la imagen a tamaño completo

Serapias perez-chiscanoi

Inicialmente se pensaba que la Serapias perez-chiscanoi no era más que una forma hipocromática de Serapias vomeracea, incluso que podrían estar emparentadas con Serapias cordigera y sus híbridos Serapias x kelleri (S. cordigera x S. vomeracea). Fue el Dr. José Luis Pérez Chiscano, naturalista, botánico y ornitólogo pacense quien la describiría por primera vez como una especie nueva en 1988 bautizándola como Serapias viridis (Serapia verde). Sin embargo, al parecer ya existía una especie con el mismo nombre anterior a ésta en Brasil, Serapias viridis Vell., Fl. Flumin. 9: t. 49 (1831) actualmente NO aceptado, claramente mal identificada en el género, por lo que, apenas un par de años después, la botánica leonesa, Carmen Acedo Casado rebautizó el nombre de esta orquídea con el nombre que es conocida en la actualidad, Serapias perez-chiscanoi, en honor a su descubridor como especie (Ver página 510 del Libro, 22 del PDF del enlace). Es curioso que siempre pensé que fue su propio descubridor quien le puso su propio nombre en una decisión vanidosa, pero nada más lejos de la realidad, si bien, creo que le quedaba mucho mejor el nombre que inicialmente le había puesto el Dr. Pérez Chiscano. Esta cuestión es explicada perfectamente por el propio autor en Folia Extremadurensis por lo que no creo que sea preciso añadir nada más:

VER FOLIA EXTREMADURENSIS Vol. 7 (2013). Página 87 del archivo PDF, 85 del libro impreso.

La Serapias perez-chiscanoi es un endemismo ibérico, muy localizado en áreas de la cuenca del Río Guadiana, principalmente en la provincia de Badajoz, aunque también hay poblaciones en las provincias de Cáceres, Toledo y algunas localidades lusitánicas.

Como es lógico, es una especie muy vulnerable, estuvo en peligro de extinción hasta hace relativamente pocos años, en el momento en que fue descubierta una población en las Sierras centrales de Badajoz con más de mil individuos.

Florece entre Abril y Mayo, y le gusta crecer en lugares de pastizales húmedos, coincidiendo allí con otras Serapias con la que podría hibridarse, si bien parece que la Serapias perez-chiscanoi se reproduce, mayoritariamente, por autofecundación (Autogamia y Cleistogamia).

Más información sobre Serapias perez-chiscanoi, AQUÍ

_VP_10044.jpg _VP_10017.jpg _VP_09958.jpg _VP_09802-10.jpg _VP_09792.jpg