Pulsa para ver la imagen a tamaño completo

El Premio

Al llegar arriba, afianzarse bien para poder disponer de sus dos manos, José Manuel cogió el pimero de los pollos que, temerosos, aguardaban agachados, como queriendo pasar desapercibidos del mundo. Uno tras otro, todos fueron al transportín especial y fueron bajados para su estudio y anillamiento.

_02_9269.jpg DSC_0088-900pix.jpg _02_9304.jpg _02_9412.jpg _02_9417.jpg