Pulsa para ver la imagen a tamaño completo

La Fuerza del Mar

En modo alguno podría decirse que, aquel día, el mar estaba embravecido, furioso. Sin embargo no deja de ser sorprendente la fuerza de éste, es todo un acierto pensar que al mar no hay que temerle, pero sí respetarle, siempre.

_03_1423-4.jpg _03_1253.jpg _03_1247.jpg _03_1292.jpg _03_1316.jpg